Jesse Livermore

Escrito por CSebas

Más de 20 años invirtiendo. Empecé con los bienes raíces, esos ingresos me permiten diversificar mis inversiones y mis ahorros. Me gusta comentar mi educación financiera, dar a conocer mi cultura del ahorro, hablar de mis experiencias y de cómo generar ingresos pasivos.

 

10/01/2022

Jesse Livermore nació el 26 de julio de 1877 en Shrewsbury, Massachusetts.

Fue el más pequeño de los tres hijos del granjero Hiram Brooks Livermore, su madre fue Laura Esther Livermore.

Cuando era un bebé, la familia se trasladó a Acton, también en Massachusetts. Con tres años y medio aprendió a leer y escribir y con cinco, leía los periódicos, incluidas sus páginas financieras. En la escuela demostró talento con los números completando el plan de estudios de matemáticas de tres años en solo un año, aun así, cuando cumplió catorce, su padre lo sacó de la escuela para hacerle trabajar en su granja.

Quiso escapar y su madre le dio $ 5 y lo subió a un carruaje con instrucciones para trasladarlo a cierta dirección, pero en lugar de ir al destino fijado por su progenitora, Jesse convenció al conductor de que lo dejara en Paine Webber, un corredor de bolsa en Boston, donde consiguió trabajo ganando $ 5 por semana como board boy (pizarrero).

El trabajo consistía en actualizar los precios de los bonos, acciones y Commodities en una pizarra tan pronto como aparecían en la cinta. Al apuntar los cambios en los precios se dio cuenta de que a menudo se movían de manera predecible y que se podía batir al mercado ganando mucho dinero.

En 1892, con quince años, dio su primer paso como inversor apostando $ 5 en Burlington y Quincy Railroad, bucket shop (casas de apuestas sobre el precio de las acciones y commodities), que permitía a los clientes apostar por acciones y valores sin poseerlos. Ganó $ 3.12 en esta primera inversión.

A los dieciséis años, sus ganancias en el mercado de valores superaron con creces sus ingresos en Paine Webber por lo que se dedicó a comerciar a tiempo completo obteniendo ganancias. Sin atender al aviso de su jefe de mantenerse al margen de estos establecimientos, Livermore fue despedido, por lo que se dedicó a tiempo completo a las apuestas en los Bucket Shops hasta que le prohibieron el acceso a la mayoría de ellos por ganar mucho dinero.

En 1899, Jesse Livermore ya había ganado $ 10,000 y se mudó a la ciudad de Nueva York, donde comenzó a invertir en Wall Street, aunque perdió su capital muy pronto a causa del retraso de la cinta del teletipo. Después pidió prestados $ 500 y se trasladó a St. Louis.

Regresó a Nueva York con $ 2,500, y tras devolver su préstamo, se decidió a comerciar tanto en NYSE como en bucket shop. En 1901, regresó a Wall Street, y en el mismo año compra acciones en Northern Pacific Railway, convirtiendo en poco tiempo $ 10,000 en $ 500,000.

El 17 de abril de 1906, tomó una posición corta en Union Pacific Railroad y al día siguiente, se produjo el terrible terremoto de San Francisco, lo que le supuso una ganancia de $ 250,000.

En octubre de 1907, la Bolsa de Nueva York cayó casi un 50% desde su pico en el año anterior, creando el pánico de los banqueros, y tomando otra posición corta, ganó $ 1, 000,000 en un solo día. Sin embargo, se abstuvo de tomar más cortos a pedido de su mentor JP Morgan. Comenzó a comprar tantas acciones como pudo, alentando a otros a hacerlo, lo que llevó a una recuperación temprana de los precios obteniendo una ganancia de $ 3 millones.

Compró un apartamento en el Upper West Side, un vagón y un yate por un valor de $ 200,000, mientras, seguía comerciando con $ 5 millones a su nombre.

En 1908, sufrió su segunda caída cuando, por consejo de Teddy Price, comenzó a comprar algodón, sin saber que Price estaba vendiendo sus acciones, por lo que perdió casi el 90% de lo que había recaudado el año anterior. Sus pérdidas comenzaron a aumentar y acumuló una deuda de $ 1 millón y en 1915, se vio obligado a declararse en bancarrota. Poco después le ofrecieron 500 acciones que utilizó con beneficios y en 1917, vuelve a Wall Street.

En 1918, volvió a invertir cuantiosamente en algodón tratando de arrinconar el mercado aunque cesó tras la solicitud del presidente Woodrow Wilson, que lo había invitado a la Casa Blanca. A partir de entonces, continuó ganando aproximadamente $ 100 millones en el crash de Wall Street en septiembre-octubre de 1929.

A principios de la década de 1930, debido a algunos problemas personales, comenzó a perder el equilibrio mental, y en 1934, se declaró en bancarrota por segunda vez y su membresía en la Chicago Board of Trade fue suspendida.

En 1939, abrió un negocio de asesoría financiera, vendiendo un sistema de análisis técnico.

En 1940 Jesse Livermore lanzó su libro, How to Trade Stocks, una obra entretejida con detalles autobiográficos e históricos, que sirvió de guía a inversionistas.

Livermore utilizó lo que ahora se conoce como análisis técnico como base para sus operaciones. Sus principios, incluidos los efectos de la emotion on trading, continúan siendo estudiados.

Livermore también llegó a ser muy conocido por su táctica de esperar hasta que la acción alcanzase el objetivo establecido donde se aseguraba unos beneficios considerables y luego se ponía en contacto con un periodista del “New York Times”, o de otros periódicos influyentes, para recomendar dicha acción, como una excelente compra. Después se deshacía de su posición de forma masiva, vendiendo en el frenesí comprador que había provocado el artículo del periodista. En pleno apogeo, se hizo con enormes posesiones inmobiliarias en varios países, así como coches de la prestigiosa marca Rolls Royce y yates. Se hizo famoso por sus espectaculares fiestas.

También tenía unas oficinas secretas en la Quinta Avenida, era allí donde hacía sus operaciones de gran escala, con numerosas líneas de teléfono y una línea directa de telegramas. La oficina tenía una enorme pizarra que sus oficinistas actualizaban constantemente, además también disponía de personal dedicado a la investigación. El propósito único de dicha oficina era el de facilitar la operativa y las actividades de inversión de Livermore.

Vida personal

En octubre de 1900, se casó con Nettie Jordan de Indianápolis. Sin embargo, se separaron poco después y finalmente se divorciaron en 1917.

El 2 de diciembre de 1918, contrajo matrimonio con Dorothy Fox Wendt, de 22 años. Tuvieron dos hijos, Jesse Livermore II y Paul Livermore. En 1931, Dorothy Livermore solicitó el divorcio, que fue otorgado el 16 de septiembre de 1932.

El 28 de marzo de 1933, se casó con la cantante y socialité de 38 años, Harriet Metz Noble.

En 1933, padeció la gran depresión de la época y después de hincharse a beber durante 26 horas, terminó en una comisaría de policía, ya que había perdido la memoria por completo. Una vez que se vio incapacitado para hacer dinero como lo hacía anteriormente, decidió vender sus secretos en forma de libro, “Cómo operar en acciones” que fue publicado en 1940 en dos versiones, una encuadernada en cuero y la otra en formato más sencillo, sin embargo el libro no logró su objetivo de atraer al público. En ese mismo año, Jesse Livermore tras tomarse dos copas en el hotel “Sherry Netherland” en Manhatan, escribió una carta de ocho páginas a su tercera esposa diciéndole: “Mi vida ha sido un fracaso”.

El hombre que afectivamente fue conocido como “The boy plunger”, el “Gran oso” o el “Rey del algodón”, se dirigió al guardarropa del hotel, se sentó en una silla y se disparó un tiro en la cabeza. Así terminó la vida del que fue considerado el mejor trader de todos los tiempos, el hombre que hizo millones de dólares, dejando una herencia de menos de 10.000 dólares.

Su hijo, Jesse Livermore Jr., también se suicidó en 1975, al igual que su nieto.

 

 

El legado de Livermore, sus famosos libros.

 

I. ”How to Trade in Stocks” (Cómo operar en acciones)

El libro “Cómo operar en acciones” fue editado en 1940, el año en el que Livermore murió. Se cree que escribió el libro como medida desesperada para ganar dinero. El libro trata sobre el proceso racional de la toma de decisiones de Livermore mientras operaba, los diez capítulos que lo componen son los siguientes:

1. El desafío de la especulación.
2. ¿Cuándo una acción actúa correctamente?
3. Sigue a los líderes.
4. El dinero en las manos.
5. El punto de giro.
6. La metedura de pata del millón de dólares.
7. La ganancia de tres millones de dólares.
8. Las claves de mercado según Jesse Livermore.
9. Reglas explicativas.
10. Gráficos y aclaraciones, claves de mercado para Livermore.

“…El juego de la especulación es el más fascinante y poco rutinario del mundo. Pero no es un juego para estúpidos ni para perezosos mentales tampoco para hombres con un balance emocional poco equilibrado y menos para aventurarse a hacerse rico en poco tiempo. Si lo intentas de esta forma, te morirás pobre.” (Página 15).

1º- En lo que respecta a la importancia de aprender a como operar:
¿Acaso existe alguna manera para ganar rápidamente mucho dinero trabajando en Derecho o en Cirugía? (Página 15).

2º- Si hacemos referencia al propio trabajo que hace uno, pensando para sí mismo:
“…permíteme advertirte que los frutos de tu éxito serán directamente proporcionales a tu propio esfuerzo mental, conservando tus creencias y generando tus propias decisiones.”(Página 16).

3º- En lo que respecta a las mejores y peores operaciones llevadas a cabo por Jesse:
“La experiencia me ha demostrado que el verdadero dinero dentro del mundo de la especulación se hace dejando correr los beneficios desde el comienzo de la operación.” “Los beneficios debemos de conservarlos, pero las pérdidas debemos evitarlas y cortarlas de raíz desde el comienzo.”

4º- Dentro del libro encontramos citas sobre mantener una operación y sobre los deseos de uno de que llegue hasta un determinado nivel:
“Si mi valor no se comporta de la forma que había pronosticado, rápidamente cierro la operación, ya que pienso que todavía no ha llegado el momento de tomar posiciones”

5º- También hacía referencia a los denominados “blue chips”, que a pesar de gozar de buena reputación como instrumentos de inversión seguros, Livermore destacaba su peligro al igual que otro tipo de valor cotizado, para ello vamos a mostrar unos ejemplos de acciones de ferrocarriles, que por aquel entonces se decía que era más seguro, invertir en ferrocarriles que tener el dinero en el banco:
Nueva York, New Haven and Hartford Railroad
– Precio el 28 de Abril de 1902 – 255$. Precio el 2 de Enero de 1940 – 0.5$.
Chicago, Milwaukee & St. Paul Roud
– Precio en Diciembre de 1906 – 199.62$. Precio el 5 de Enero de 1940 – 0.25$.
Chicago Northwesterm
– Precio en Enero de 1906 – 240$. Precio el 2 Enero de 1940 – 0.31$.
Great Northem Railway
– Precio el 9 de Febrero 1906 – 348$. Precio el 2 de Enero de 1940 – 26.63$.
(Página 24)

6º- Sobre el tema de comprar y mantener (buy & hold) las inversiones:
“Los especuladores de los mercados de acciones han perdido siempre dinero. Pero creo que la afirmación anterior se puede constatar con mayor seguridad que aquella que hace referencia al dinero perdido por los inversores que dejaron la posición abierta pensando que al final obtendrían beneficios” (Página 25).
“Desde mi punto de vista, los inversores son unos jugadores de apuestas. Realizan su apuesta, esperan, y si las cosas van mal pierden todo su dinero.” (Página 25).

7º- Acerca de aprender del pasado ya que la historia se repite:
“Las estructuras de los precios son recuerdos de figuras similares de precios pasados, que debes llegar a familiarizarte con ellas para poder predecir los precios futuros”.(Página 51).

8º- Algún consejo que podemos encontrar en el libro:
“Cuidado con la información privilegiad” (Página 58).
“… y si hubiera algún chivatazo fácil circulando por ahí, para hacer dinero fácil, nadie te lo va a decir para que te metas ese dinero en el bolsillo. (Página 58).”

9º- Los gráficos nos cuentan la historia verdadera del valor.
“La única explicación por la que un especulador o inversor pediría razonamientos desde un principio sería sobre el funcionamiento del mercado. Cada vez que el mercado no se comporte de la forma que esperabas – esa es razón suficiente para cambiar de opinión y cerrar tu operación rápidamente… Recuerda, siempre hay una explicación por la que una acción actúa de una determinada forma. Pero también recuerda que corres el peligro de no llegar a familiarizarte con esas razones que mueven el mercado, o familiarizarte con ellas cuando sea ya demasiado tarde.” (Página 71)

 

II. “Reminiscences of a Stock Operador” (Recuerdos de un operador de acciones)

Es todo un clásico que supuestamente fue escrito por Edwin Lefevre en 1923, es sin duda el libro más popular jamás escrito sobre la especulación. Lefevre fue un periodista financiero y el libro fue dedicado a Jesse Livermore. Es supuestamente una novela acerca de un trader ficticio llamado Larry Livingston, escrita por el propio Jesse Livermore y revisada posteriormente por Lefevre. A pesar de ser uno de los libros de trading más divertidos y estar escrito en un estilo de novela, “Recuerdo de un operador de acciones”contiene todas las verdades del mercado.

“De hecho yo siempre hago dinero cuando realmente estoy seguro de que la acción se va mover de una determinada forma. Lo que realmente me ha jugado malas pasadas ha sido el no hacer caso de mis conocimientos bursátiles y jugar con mis emociones. Por lo tanto sólo opero cuando estoy seguro de que los precedentes van a jugar a mi favor.” (Página 14).

“..pasado un tiempo, oí a muchos miserables lamentándose, y a las antiguas estrellas del mercado diciendo que todos –excepto ellos mismos- se habían vuelto locos.” (Página 34)

“…y lo único que puede hacer alguien que esté equivocado es estar en lo cierto dejando de estar equivocado.” (Página 103).

“Pero en la práctica, un hombre equivocado tiene que guardarse mucho de muchas cosas, pero sobre todo de sí mismo” (Página 122).

 

Mejores Frases de J.Livermore:

Los inversores, a diferencia de los especuladores, son los grandes jugadores. Tras hacer una apuesta, se aferran a ella y si la operación es perdedora se arriesgan a perderlo todo

Otra lección que aprendí pronto es que no existe nada nuevo en Wall Street. No puede haberlo porque la especulación es tan vieja como las montañas. Cualquier cosa que suceda en el mercado hoy, ha sucedido antes y sucederá otra vez.

Sólo hay un lado del mercado, y no es el lado alcista ni el lado bajista, sino el lado correcto.

Los mercados nunca están equivocados; las opiniones a menudo.

Un hombre debe creer siempre en sí mismo y en su juicio si piensa ganarse la vida en este juego. Por eso es por lo que no creo en las recomendaciones de valores concretos.

El hombre medio no desea que le digan si el mercado es alcista o bajista. Lo que desea es que le digan, de forma específica, qué valor comprar o vender. Quiere algo por nada. No desea trabajar. Ni siquiera desea pensar.

Los enemigos mortales del especulador son: la ignorancia, la codicia, el miedo y la esperanza.

Los principios del éxito en la especulación de valores se basa en la suposición de que la gente, en el futuro, seguirá cometiendo los mismos errores que se cometieron en el pasado.

Los valores se manipulan hasta el punto más alto posible, y después se venden al público en el descenso.

No hay nada como perder todo lo que tienes en este mundo para aprender lo que no debes hacer. Y cuando sabes lo que no tienes que hacer para no perder dinero, empiezas a aprender lo que hacer para ganar. ¿Lo entienden? ¡Empiezas a aprender!

La gente siempre busca dinero fácil

Pienso que la gente necesita un líder, necesita que le digan lo que hay que hacer y cómo hacerlo. Siempre se mueven como una masa, como una manada ya que así se sienten más cómodos. Están asustados si se mantienen fuera de la manada y nadie quiere quedarse fuera del grupo, siguiendo la teoría de la opinión contraria.

Los valores se manipulan hasta el punto más alto posible, y después se venden al público en el descenso.

 

 

 

 

 

AVISO IMPORTANTE: el contenido de este y otros mensajes que puedas leer en exponentialstocks.com son opiniones para fines informativos y no pretenden ni pueden ser consejos, asesoramiento o recomendaciones de inversión. Busca asesoramiento profesional si quieres recomendaciones de inversión.
Este portal es un proyecto divulgativo, de acceso gratuito,  para dar a conocer nuestra forma de invertir, mostrar nuestra gestión personal y dar a conocer nuestra filosofía del ahorro.
Los comentarios, opiniones e información que aparecen en esta web no son recomendaciones de compra, ten cuidado, puedes llegar a perder mucho dinero: la inversión no es un juego.
EXPONENTIAL STOCKS S.L. declina toda responsabilidad de los daños o perjuicios que puedan derivarse del uso de esta información. No ofrecemos asesoramiento o recomendaciones de compra, repetimos, no es nuestra finalidad, puedes llegar a perder mucho dinero.
Sólo expresa una opinión personal que únicamente puede cogerse como una idea sin ánimo de incitar, asesorar o recomendar. Ninguno de los autores es economista ni experto financiero.

Esto también podría interesarte…

El Modelo 720

El Modelo 720 es una declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero. Es decir, si tienes...

Las finanzas conductuales

Es innegable que la Neuroeconomía tiene un papel esencial en la investigación del behavioral finance (finanzas del...

El modelo D6

El modelo D6 es un formulario que informa a la Agencia Tributaria sobre la titularidad de inversiones en el exterior....

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.